Yogananda enfatizó en sus escritos, especialmente en sus comentarios sobre el Bhagavad Gita, que el hombre es un ser triple: físico, mente y espíritu. Todas las partes de la naturaleza humana necesitan ser desarrolladas para que ninguna de ellas obstruya a las demás.

La verdad es única. La gente intenta cortarla como una tarta, pero incluso los trozos de una tarta se estrechan en un único centro. Lo que el Gita muestra es que aunque hay diferentes aspectos en la verdad, todos ellos radican de un mismo y único centro.

El alma es una lámpara
Cuya luz es perpetua
Pues arde en un refugio
Donde no llega el viento