Desarrolla un poder mental que te permita permanecer delante de cualquier adversidad inamovible. Si amas a Dios debes tener Fe y estar preparado para hacer frente a las pruebas que se pueden presentar. No temas al sufrimiento, mantén la mente positiva y fuerte, vuestra experiencia interior es realmente lo que importa.

Aprende a ver a Dios en todas las personas. Cuando comiences a sentir tu unidad con todos los seres humanos, sabrás que es el amor divino. Cuando al servir a los demás nos olvidamos de nuestro pequeño ser, vemos el inconmensurable Ser de Dios fluir por nosotros

Los atributos del éxito

Hay un imán en nuestro corazón que atrae a verdaderos amigos.
Este imán es desinteres, pensar en otros primero; cuando aprendemos a vivir por otros, ellos vivirán por ti

La mayoría de nosotros tenemos inclinación a apoyarnos a nosotros mismos y analizar a los demás con frialdad, guiados por nuestros prejuicios. Deberíamos dar la vuelta a esto, apoyando a los demás y analizandonos fríamente. Cuando analices a otra persona, lo más importante es que te mantengas imparcial. Tu imparcialidad debe actuar como un espejo limpio, mantenerse firme y no oscilar con juicios apresurados. Entonces verás una imagen no distorsionada de cualquier persona que se refleje en ti.

Los atributos del éxito

En el silencio yace el poder.Mediante la incorporación de las enseñanzas de la Verdad Eterna en nuestras vidas, nos volvemos conscientes de que buscar la aprobación de nuestras acciones, por aquellos que se encuentran a nuestro alrededor no es sabio.Todos nos encontramos en diferentes niveles de vibración.Cuando hay una gran diferencia entre esos niveles, una comunicación clara sobre la auto realización es difícil.Lo que ayuda es el respeto del uno por el otro.Cuando el respeto está ausente es mejor permanecer en silencio y dejar ir en paz, para luego recurrir al interior en busca de guía.

La auténtica Sociedad de las Naciones será una
sociedad natural, sin nombre, de los corazones humanos. La solidaridad general y una sabía comprensión, necesarias para curar las aflicciones de la tierra, no pueden mandar de la simple consideración intelectual de la diversidad de los seres humanos, sino del conocimiento de que todos los hombres están unidos por su parentesco con Dios. Que el yoga, la ciencia del contacto personal con la divinidad, pueda extenderse con el tiempo a todos los hombres de todos los países, para hacer realidad el ideal más elevado del mundo, la paz por medio de la fraternidad

Autobiografía de un Yogui
Capítulo 32